La Terapia Asistida con Perros, con niños/as con Autismo

Es sabido que la relación, el vínculo y la convivencia con animales, aporta bienestar psíquico y emocional al hombre. Conocemos esta verdad a través de estudios realizados y publicados, de los medios de comunicación, de la propia experiencia, de la vivencia de ese amigo o vecino al  que vemos hablar y abrazar a su compañero peludo e incluso llorar cuando éste ya no está, o a través del médico que recomienda, como prescripción médica, la interacción con un animal para mejorar el estado anímico, para estimular las habilidades y las capacidades mermadas… Si definimos la terapia asistida con animales, la descripción sería la siguiente, pero previamente concretemos el significado paso por paso:

“La palabra terapia proviene del griego THERAPEIA, se traduce como tratamiento o asistencia y por tanto, engloba todas aquellas que buscan la curación o paliación de una enfermedad. Se hace una distinción entre terapia etiológica que es la que busca eliminar o neutralizar la causa y la terapia sintomática o paliativa que es la que intenta reducir las manifestaciones más molestas de la enfermedad. Los animales de compañía ofrecen uno de los medios más accesibles para mejorar la calidad de vida de las personas. Son un sistema de apoyo incondicional al que se puede recurrir en cualquier comento. Cualquier persona que alguna vez haya tenido un animal de compañía habrá podido comprobar los beneficios que ha sacado o que aún saca de esta relación. Estar con ellos nos divierte, acariciarlos nos reconforta y su atención nos inspira buen humor y nos sube el autoestima. Nos proporcionan beneficios fisiológicos, psicológicos y sociales. La terapia asistida con animales se entiende como “una intervención que persigue un objetivo curativo y que busca el vínculo persona animal como parte integral del proceso de tratamiento” (Delta Society, 1996). Es decir, se trata de un tipo de terapia pensada y elaborada específicamente para conseguir que la relación animal-paciente le proporcione a este último los recursos para afrontar determinadas dificultades mentales. Es importante pero, tener en cuenta que ni el terapeuta humano ni el animal pueden “curar” un problema, pero sí que pueden actuar como facilitadores de este proceso. Aunque actualmente aún hay mucho escepticismo dentro de la comunidad científica, hay una clara evidencia que el contacto con animales nos convierte en personas más felices, sanas y sociables”*.

El paciente puede ser una persona de la tercera edad, una persona en situación de exclusión social, una persona con algún tipo de discapacidad… pero en este escrito nos centraremos en niños/as que presentan autismo, en una escuela de educación especial de Hospitalet de Llobregat, y en el perro como animal de terapia.

La experiencia empezó con un proyecto de aula (proyecto de los perros) en el curso 13-14, uno de los objetivos del cual era la interacción (juegos, comunicación, exploración…) con el animal. Este último no podía tratarse de cualquier peludo, entendiendo las dificultades de relación que presentan los niños/as con autismo. Era necesario contar con la presencia de un perro que no fuera invasivo, que mostrase una sensibilidad especial ante las reticencias, en muchos casos, de estos niños/as a la hora de acercarse o de permitir el acercamiento de los otros; un perro que disfrutase con los niños, que permitiese el contacto menos contenido… un perro que pudiera mirar más allá de la primera apariencia, que pudiera mirar con el instinto y no solo con los ojos. Este perro ha sido Black, un mestizo de Golden Retriever, que en un momento de su vida fue adoptado por Mireia y que ahora él, formando equipo con las dos psicólogas de Entrelazadogs, ofrece apoyo, estimación y compañía a todos los pacientes
(usuarios) que lo necesiten.

Black provocó diferentes sensaciones y reacciones en los miembros del grupo, pero desde el inicio pudo despertar el interés de los niños que tienden a rechazar o a negar gran parte de los estímulos que los rodean. Una sonrisa, un acercamiento, una caricia, darle una chuche, compartir el espacio, sacarle de la boca del peludo el juguete que a ambos les encanta… tantas y tantas vivencias en una sola sesión que hacen de esta intervención algo extremadamente terapéutico. El animal no exige, no pide, no insiste, no juzga y es incondicional. Disfruta de todos los ingredientes imprescindibles para hacer de esta relación un éxito. El niño/a no se ve incitado al rechazo hacia el otro, en este caso del perro, y no tiene la necesidad de huir de una situación que resulte para él atacante.

Black incorpora su rol de terapeuta en el momento que se le pone el peto de perro de terapia. Espera la consigna de su referente, observa la situación y al usuario y calcula su proximidad y la manera de hacerlo y sobre todo es sensible al estado anímico del otro, empatizando siempre con la emoción expresada por el usuario.

Gracias Black por esta experiencia y gracias Mireia y Andrea por estar siempre dispuestas a la demanda de la escuela.

*Definición extraída de un trabajo universitario de Deontologia y Veterinaria Legal.

Escrito por: Lorena Matamoros Gómez
Profesora de Educación Especial.

No Comments

Leave a Reply

CONTACTA CON NOSOTROS


El equipo Entrelazadogs trabaja a domicilio y llega a tu hogar, centro, entidad, fundación, centro de día, hospital, residencia o a cualquier lugar donde lo necesites.
Para mayor información rellena el formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

Horario:

Lunes a viernes  9:30- 19:30 h

Teléfonos:

+34 627269447

+34 657632464

Dirección:

Carrer de Pau Claris, 184
C.P: 08037
Barcelona

Envíanos un Email:




Lee nuestra política de privacidad antes de enviar el formulario

Responsable de datos: Entredogs Therapy Scp, Finalidad: Responder a solicitudes del formulario, Legitimación: Tu consentimiento expreso, Destinatario: Entredogs TherapyScp, Derechos: Tienes derecho al derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación,portabilidad y olvido de sus datos

He leído y acepto la política de privacidad

Esta web usa cookies operativas propias que tienen una pura finalidad funcional y cookies de terceros (tipo analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Si continuas navegando, aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración, desactivarlas u obtener más información más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar